domingo, septiembre 24, 2006

Déjame



Déjame ahogar con mis manos

las penas que oprimen tu corazón,

para convertirlas en sonrisas

y hacer tu rostro brillar de amor.



Déjame raptarte para llevarte

a un lugar donde dos calles se cruzan,

donde los sueños por fin se escuchan,

donde el cielo empieza en el suelo.



Déjame mostrarte la vida

por el lado que ríe la alegría,

devolverte tus alas de ángel

lavadas de toda su sangre.



Tú y yo, solos en este laberinto;

tú y yo, ángeles desterrados

que añoran el cielo,

podemos escapar hacia un mundo distinto,

y volveremos a ser niños.



Voy a coronarte con una garlanda

hecha de flores de amaranto,

voy a llenarte las mejillas

de poesía escrita con caricias.

Le regalaré a tus oídos

canciones sobre humanos y elfos.



Y repararé tu sonrisa,

iluminaré de nuevo tus ojos...

si me dejas bucear en tu alma

para encontrar tu corazón,

herido de cruel abominación.

En mi pecho lo llevaré,

por siempre jamás,

sellado con un embrujo y un beso.



Déjame dormirme

bajo la magia de tu mirada;

llévame de la mano

por las sombras de la madrugada.


Mun, the Romantic Doll

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

1 recogieron sus pétalos:

Tormenta dijo...

"Tú y yo, solos en este laberinto;
tú y yo, ángeles desterrados
que añoran el cielo,
podemos escapar hacia un mundo distinto,
y volveremos a ser niños" me quedo con esto... PRECIOSO.