lunes, septiembre 18, 2006

Bruja


Quería ser un duende que iluminara los corazones, y qué triste me siento al verme en esta hoguera, ardiendo en llamas como una bruja maligna y vil. Porque soy distinta, porque no soy una oveja que sigue al rebaño, sino la oveja descarriada que prefiere seguir otros caminos que no sean los que dicta el pastor. Porque mi piel de cristal, a través de la cual se ve mi corazón, no tiene cabida en este mundo de corazas y muros de metal, en el que todo el mundo se pone la misma coraza para que nadie vea su corazón y los demás sepan lo débil que es.

Pero a todo el mundo le gusta ver dentro de los caparazones de los demás, saber los secretos que esconden, y yo concedo ese deseo, porque no puedo cubrir mi piel de cristal, y mi corazón está a la vista de todos, como si lo hubiera puesto en el torreón más alto del castillo más majestuoso. Y yo creía tener el poder de desnudar a los demás de sus caparazones, de poder ver su corazón también. Pero un corazón oculto es más propenso a ser traidor, y así han hecho ellos, así me han ajusticiado y me han llevado a la hoguera maniatada, como a una insignifacnte bruja, dispuestos a quemarme en la hoguera de la soledad y la falsedad, sólo porque soy distinta.

Pero como un Fénix renaceré de mis cenizas y estas quemaduras serán las piezas de mi armadura, con la que pienso despertar de mi letargo mortal. Y seré la bruja que creasteis, si así lo deseáis, porque en toda alma blanca pueden nacer unas alas negras si se siembran, y sólo podrá ver a través de mi piel aquel que mi confianza merezca y toque mi corazón a través del muro flameado.

Mun, the Witch Doll
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

4 recogieron sus pétalos:

Roadmaster dijo...

Hoy es un día extraño para leer esto, porque tengo la resaca de una noche en la que me han hecho ver cosas que conozco perfectamente, pero que quiero olvidar que son así.
Aunque suene cruel, te diré que las dolorosas llamaradas que te envuelven pueden ser luz en la oscuridad de otras personas. Yo no sé dónde estaría tirada mi alma si el sufrimiento de Tuomas no hubiera centelleado en mi noche. No nos hace ninguna gracia ser mártires, es cierto, pero pensar en cómo nuestro dolor puede ayudar a otros que se merecen esta ayuda (porque sólo llega a aquellos que son capaces de verla) es un leve consuelo.
Algún día nos reuniremos y empezará el Viaje. Lo sé.

La niña de los ojos tristes dijo...

Me alegro qya tengas blog!! q se te echaba de menos

Tormenta dijo...

¿acaso es una metáfora? me quede sin palabras por la intensidad. el último parrafo me hiela la sangre. Una maravilla.
Hola preciosidad. Ya te había visitado y leido el diablo en el espejo. Estoy recien llegada de vacaciones, y renovada y con cierto misticismo que no me deja que me habitue a la rutina de nuevo... en fin, nadie necesita más vacaciones que quien acaba de volver de ellas.
Me alegro tener noticias tuyas y poder de nuevo disfrutar de tus palabras.
Un beso enorme.

Anónimo dijo...

Me gusto mucho lo que escribiste, estaba buscando algo para poner en mi log referente a renacer como el ave fenix y me encontre con esto; que pena que el mundo haya puesto hierro sobre tu corazon, pero aun quizas quedan personas que valorarian al duendesito verde, si es que aun no has perdido la esperanza