martes, julio 10, 2007

Even a devil may cry














Los hombros del ángel se estremecían mientras lloraba de puro pánico. Una explosión de ira de Diablo era algo más que cotidiano, pero aquello era descomunal. Entre aquella orquestra de sillas mutiladas, mesas partidas por la mitad y cristales rotos, Gabriel no sabía qué hacer.
–¡Esto es una mierda!– espetó el demonio.

Había oído los gritos desde el cielo y, temiéndose otro Apocalipsis, el ángel bajó al Averno para comprobar qué sucedía. Y se encontró con aquello.

Pero más desconcertado se quedó cuando Lucifer se derrumbó contra la pared y se deshacía en sollozos mientras resbalaba hacia el suelo. Entonces Gabriel descubrió que incluso el Diablo puede llorar.

Tembloroso, se arrodilló a su lado.
–¿Qué te pasa, hombre?
Para sorpresa del ángel, el Diablo le abrazó. En su hedor a azufre podía percibir un lejano aroma del ser celestial que otrora había sido.
–Me ha echado. Dios me ha echado.
–¿Cómo que te ha echado?
–Me ha dicho que no lo hago lo bastante bien, que el Infierno ya no es lo que era.
–Bueno… Yo lo veo como siempre.
–No… Se supone que ha de ser el lugar de máximo sufrimiento, que el mayor temor de los humanos ha de ser el de venir aquí.
–¿Y no lo es?
–Al contrario. Parece que se lo pidan de lugar de vacaciones. Mira a los condenados, más que sufrir lo que parece es que se aburran.
–¿Y así te ha dicho el Señor, que no sabes llevar el Infierno?
–No. Me ha dicho que lo va a quitar, que lo va a trasladar a la Tierra.
–¿Y cómo lo va a hacer?
–También me ha dicho que puedo remodelar el Infierno, que sólo tengo que hacer una recreación exacta de la Tierra.
–Pues no sé cómo lo vas a hacer…
–He visto la clase de mundo en el que los humanos han convertido a la Tierra. Y Dios pretende que yo haga eso. ¿Cómo quiere que monte tanta mierda?
El ángel se estremeció de nuevo. Pensó que si la Tierra se había alejado tanto del Edén que fue hace tiempo, el Cielo y el Infierno de poco servirían a los humanos. Y, del mismo modo que Dios había considerado al Diablo inútil, podría que también considerara al propio Gabriel prescindible.

–Nosotros no podemos hacer eso. Sólo somos ángeles –se excusó, antes de sentir el corazón de Lucifer contra su pecho–.


Mun, la Muñeca Cuentacuentos


Creative Commons License

This
work is licensed under a
Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 License.

Imagen extraída del videojuego Devil May Cry

15 recogieron sus pétalos:

мαяια dijo...

Pues anda que no eres tú exagerada ni nada... avísame para venir a ver el truño del que hablas porque yo no lo veo por ningún lado...

La primera parte de la historia (la narración) me parece muy buena, tal vez el diálogo sí que podría estar un poco más trabajado... pero bueno que digamos que baja del sobresaliente al notable y tampoco es para tanto, ¿no?
¿Qué nos pasa que estamos tan pesimistas con lo que escribimos ultimamente? :S
Te dejo un besito wapa!!

Croc dijo...

Una historia original y bastante bien redactada, aunque tienes relatos tuyo algo mejores.

Pero el objetivo de esta historia era tener una excusa para poner una foto de Dante, no? :P

Un beso, preciosa!

Alex - miespejo.wordpress.com dijo...

Daniel: Yo es que antes creía en Ti y en el diablo.

Dios: ¿que pasa? ¿es que ahora ya no crees?

Daniel: Ahora creo que contigo es suficiente.

Luz de Luna dijo...

Pues a m� tambi�n me ha gustado y no me parece como para avergonzarse.Besitos.

TOROSALVAJE dijo...

De todo, que me gusta, me quedo con el final, esa miedo de Gabriel ha resultar prescindible, es tan extrapolable a tantas situaciones que conozco que me impactó.

Da igual que hagas el bien o el mal en la vida real, eso te llevará por caminos diferentes hacia el mismo final, pero ese sentimiento de prescindibilidad para alguien que ni se lo imagina es algo verdaderamente terrorífico.

K dijo...

Me ha recordado al número de Sandman en el que Lucifer deja el infierno y Dios envía un par de ángeles a que lo dirijan, convirtiéndolo en algo mucho peor de lo que era originalmente xd

Klover dijo...

No querras quitarle el puesto de Calimero a Tormenta no? XD jajaja

Pues para lo que es la frase lo has hecho muy bien...yo no todavia no sé que escribir...

Pobre diablo...

Un besito!

Sharon dijo...

Estoy de acuerdo con María, la narración me ha parecido muy muy buena. Si tuviera que mejorar algo sería el diálogo pero...no creo que sea un truño ¡ni mucho menos! ;)
Además la idea es genial y la frase de "Pensó que si la Tierra se había alejado tanto del Edén que fue hace tiempo, el Cielo y el Infierno de poco servirían a los humanos" me encanta.
Un beso!!
PD.Gracias por el apunte ortográfico (eso me pasa por no revisar lo que escribo) y si, el ritmo es odioso a mí tampoco me gusta:S

Jorge M dijo...

Siempre me ha gustado las historia entre angeles y demonios, visitas al infierno, angeles desperdigados, pero creo que hay una historia que es algo mejor que esta sobre dicha temática :p

Tormenta dijo...

eyyyy que esta muy bien duendecilla!! la idea es una pasada, y como dicen por ahí, no me vayas a quitar el puesto de calimero XD(algún retoque se le podría hacer, pero eso va en gustos como todo... por ej. dice Alber que mi ultimo relato es tan recargado que cuando lo leyó casi se marea...:P ) lo cierto es que la puesta en escena de este relato para mi lo hace redondo :)
un besito.
pd. mientras que escribía esto me han llamado y me tengo que ir otra vez, en cuanto llegue luego te contesto al mail, pero te adelanto que la cosa se me ha complicado no mucho, muchísimo :( en fins luego te cuento.

Sardaukar dijo...

La Historia es irónica, ver al diablo desesperado porque lo hacen mejor que él, apunto de perder su trabajo,ja,ja,ja. (Dicen por ahí, que un pesimista es un optimista bien informado...)

Esta historia deja bien claro que: "La espada de Damoclés pende de un hilo" sobre las cabezas de todos. Al fin y al cabo, los ángeles son mensajeros, y también tienen "Jefe".

Muy chula. (Los ángeles también se desesperan; hoy en día más)
Un Beso.
P.D: ¿"Duendecilla"?

Carabiru dijo...

Alguien que conozco me dijo un día que solo considera la existencia del cielo si la tierra es el infierno, y aquí uno viene a ganarse la subida.

Qué interesante el miedo de Gabriel, verdad?

Salu2

Asiria dijo...

Hemos mandado al diablo al paro? Desde luego no tenemos perdon! Y si tambien dejamos sin trabajo a los ángeles entiendo que Dios haga recorte en su plantilla, ya que ni en el cielo se pueden permitir pérdidas tal y como está la economía.Me ha parecido muy original el planteamiento de tu historia y aunque da la sensación de que al final las prisas te pudieran en tu narración la idea está genial.
Ainss estos humanos :) En buena hora nos crearon!
Un abrazo

Miki (El Niño Rockero) dijo...

Pues parece exagerado pero en el fondo no lo es eh, el mundo hoy en día está claro que no es un Edén, cuesta ser feliz, y lo que es imposible totalmente es que más de la mitad del mundo sea feliz. Hay demasiada mierda, sufrimiento, pobreza... demasiada. Seguro que el Infierno es más divertido que esto, si existe claro!!

Un beso!

Roadmaster dijo...

Paja mental con mensaje, pos a mí me ha encantado. ¡A ver si haces más "truños"!
PD: I've heard that Quim may cry as well