domingo, julio 22, 2007

Death Note














Le temblaban las manos cuando tuvo que elegir. Decidir el heredero de un Cuaderno de Muerte no era nada fácil, y aquella deliberación le costó varias noches en vela. Noches que se traducían en unas ojeras cada vez más profundas, que otorgaban a su mirada un aspecto más lánguido. Los auténticos ojos de un shinigami.

Hydeo estaba cansado de su empleo. Se había dado cuenta de que éste le había absorbido tanto que su vida se resumía en una frase: matar humanos para alargar el lapso de vida. Una espiral que había comenzado a asfixiarle.

Pero, ¿qué haría con el Cuaderno de Muerte, su instrumento de trabajo?

La solución más lógica era regalarlo a otro shinigami, pero se negó rotundamente a ello. Si se la entregaba a otro, éste le cuestionaría su profesionalidad, lo denunciaría ante el Rey y la ejecución sería el único desenlace posible.

Sin embargo, podía “perder” la libreta en el mundo humano.

Lo único difícil era escoger al humano merecedor de semejante objeto. Hydeo era consciente de lo golosa que podía llegar a esa libreta, y si caía en manos de alguien poco responsable, la Tierra se sumiría en el caos.

Sobrevoló el planeta azul, escudado en su invisibilidad. Mientras sus ojos indagaban en las almas de los humanos, recordó por qué los detestaba: todos estaban obsesionados con el éxito, tanto en el ámbito profesional como sexual. Un éxito que no concebía a más participantes que a uno mismo.

Si alguno de ellos obtenía el Cuaderno de Muerte, lo usaría para exterminar a las personas molestas de su vida. Matanzas que generarían más matanzas. Y Hydeo no quería eso.

Pero, ¿para qué sirve un Cuaderno de la Muerte si no es para matar? Lo que él no hiciera, lo haría otro, y éste después se convertiría en un shinigami. Y ya había demasiados. Tenía que encontrar a un humano que buscara alguna alternativa para la libreta.

Tras un largo viaje sin encontrar a un digno poseedor, se sentó entre las ramas de un árbol. Desde allí podía contemplar la belleza de un bosque extenso, perfumado de eucalipto y serenidad. Se preguntó por qué la Sociedad de Almas no era así.

Entonces atisbó, justo sentada al pie del árbol, una muchacha con una libreta muy diferente al Cuaderno de Muerte. Hydeo bajó del árbol con sigilo y se situó al lado de la chica para observarla: sonreía con placidez y sus profundos ojos estaban concentrados en su propio corazón, procurando extraer todos sus sentimientos, para moldearlos en palabras sobre el papel. Inspiraba una paz bucólica que causó el embelesamiento del shinigami.

El shinigami acercó el Cuaderno hacia la muchacha, hasta tocarle el brazo. Sólo de esta manera, la chica le vería. Cuando se percató de Hydeo, dio un respingo. Sorprendentemente, no salió corriendo.
-Ah, pensaba que estaba sola.
-¿No me tienes miedo? –preguntó Hydeo, desconcertado.
-No. Sólo eres un shinigami. Y no vienes a traerme la muerte. Si vinieras a llevarte mi alma, no te habrías dejado ver.
-No vengo a por ningún alma. Sólo quería ver de cerca el mundo humano.
La chica sonrió con dulzura y continuó escribiendo. Tenía una letra pequeña y pulcra, forjada con el mismo cariño con el que la muchacha exprimía sus emociones.
-¿Te importa que me quede mientras observo lo que haces?
-En absoluto. Había venido a este lugar porque necesitaba estar conmigo misma, poder mirar dentro de mí y expresar lo que siento.
-¿Por qué por escrito? ¿Lo va a leer alguien?
La joven miró al infinto con cierto anhelo melancólico.
-Ojalá…
-¿Puedo leerlo yo?
Ahora la desconcertada era la muchacha.
-Pensaba que los shinigamis sólo veníais a recolectar almas…
-Sólo a veces. He venido a estudiar a los humanos. Y creo que leyéndote será una manera interesante de estudiar tus sentimientos.
Aquellos profundos ojos le estudiaron a él, mientras le sonreían. Entonces la chica se percató del Cuaderno.
-¿Tú también escribes? –preguntó, señalándolo.
-Bueno… Esto es mi instrumento de trabajo, pero vaya…
-Hagamos una cosa. Tú lees mi libreta y yo la tuya.
Antes de que Hydeo pudiera protestar, la chica le sustituyó el Cuaderno de Muerte por su libreta. El shinigami empezó a leer. En aquella libreta había escritos varios cuentos de fantasía y terror, todos inacabados, con muchos tachones. Cuando exploró el alma de la muchacha, vio en ella un tumulto de ideas y emociones que no encontraban salida. Fluían por las venas de la chica, desesperadas por convertirse en las palabras más precisas que les describieran, por tener una fotografía en forma de cuartilla.

La chica, extrañada, hurgaba por el Cuaderno. Nombres y nombres, todos acompañados de una causa de muerte. Miles de humanos sentenciados al capricho del shinigami.
-Es mi trabajo. Lo siento.
-¿¿Los matas con esta liberta??
-Así es como lo hacemos, si queremos vivir.
-Pero una libreta es algo demasiado hermoso como para utilizarlo de instrumento de muerte.
Hydeo la escrutó con interés.
-Si te diera esta libreta, ¿para qué la usarías?
-Para ensayar en ella mis escritos. A la que te acabo de dejar le quedan pocas páginas.
-¿Hacemos un trato?

Con aquel intercambio, Hydeo permaneció unido a la chica para siempre, en calidad de ángel de la guarda. Ella escribía historias para su protector en un Cuaderno de Muerte que había sido relegado de su función original. El shinigami, que aumentaba su lapso de vida con las historias que la muchacha escribía, comprendió que la vida de un dios de la muerte podía mantenerse con otros métodos alternativos a la muerte de los demás.


Mun, la Duendecilla Cuentacuentos

Fotografía: Mi Death Note, de Mun Light Doll

Dedicado a todos los fans de Death Note, la serie que ha inspirado este relato.


Creative Commons License

This
work is licensed under a
Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 License.

23 recogieron sus pétalos:

Luz de Luna dijo...

No he visto nunca Death note, pero tu relato me ha gustado un montón ¡Felicidades por él!.

Besitos.

TOROSALVAJE dijo...

Lástima, por un momento pensé que el cuaderno me caería a mí, y ya estaban germinando un montón de nombres, otra vez será.

Me ha gustado mucho.

Besos.

Croc dijo...

Sublime :) Perfecta recuperación del ritmo de escritura.

Original y reflexivo, aunque ya te dije que yo habría extendido más la historia con otro final alternativo. Dejando a la chica que intentase mejorar el mundo usando el cuaderno, y después de estropearlo aún más, darse cuenta que el trabajo de un shinigami no es tán facil cómo parece, y que las personas que muchas veces merecen morir también tienen su papel en el equilibrio de la vida. O también que sus surrealistas escritos cobraran vida al escribirlos y dejar volar más todavía la imaginación :)

Ten cuidado con lo que escribes en tu cuaderno Death Note, igual se convierte en realidad ;)

Un besazo, preciosa!

Carabiru dijo...

Yo tampoco conozco Death note, pero tengo que decir que el relato me ha parecido muy interesante.
Aunque seguro que me pierdo algún matiz al no conocer la serie.

Salu2

Rain dijo...

No sé como terminé llegando hasta tu blog,... pero me alegro. El relato me ha parecido muy interesante por el punto de vista. Voy a perderme entre tus historias un poco más...

Scry dijo...

Increíble!! Me ha encantado!!
magnífico!!! me arrodillo ante ti!!!
me ha gustado muchísimo, muy original y la forma de contarlo me ha gustado muchísimo!!!!
mil besotes de macedonia de frutas!!!

Sardaukar dijo...

Como no he visto la serie, quizás me pierdo un poco con algunas palabras.

Me ha gustado mucho la parte en la que el "Shinigami" escruta el alma de la chica, muy humano. Aparte que, gracias a ello aprende una lección. Un relato muy chulo.

Un Besico.

Darka Treake dijo...

Vaya Mun...tal vez esto sea lo mejor que te he leído... o al menos lo que más me ha gustado!!

Mucho mucho mucho mucho!
en serio.

Yo también llevo un cuaderno como ellos dos, en los que escribo mis cuentos, mis notas y otras cosas, pero no nombres de víctimas, claro...ajajaja
Supongo que por eso me ha llegado tanto...

1bsito!!
Darka.

BELMAR dijo...




"Una pesada neblina comienza a enturbiar la luminosidad de la mañana. Los dioses empiezan a perder su lozanía y una vejez prematura y dolorosa asoma a sus semblantes. Marchitan y palidecen; pierden el vigor, y los atributos de su fuerza y poder caen de sus manos. En las ramas, las manzanas divinas empiezan a perder su frescura y pronto han de caer como las hojas."

(De "El Anillo del Nibelungo", Richard Wagner)


BELMAR

MARISELA dijo...

Pues yo tampoco conozco la serie, pero tu relato me ha gustado muchísimo. Lo has bordado y me has tenido impactada o impactante hasta el último renglón.
Un abrazo.

MAR dijo...

Yo no conozco Death note, pero l planteamiento me resulta de lo más sugerente, casi borgeseano. Un cuaderno en el que una especie de ángel de la muerte anota nombres y fechas y causas de muerte. Pero ¿Por qué el ángel no quiere su cuaderno? ¿Y si los relatos que esa chica escribe en él se cumplen? Imagina que escribes una historia sobre Dolore Rodriguez y la vida de una anónima D.R, cambia hasta ajustarse a lo que has inventado y muere como tu has descrito?????

___________________ dijo...

Yo ni siquiera he conocía Death Note, pero has conseguido que tenga ganas de conocerlo(me tendras que recomendar alguan web sobre el tema).

Me ha gustado mucho como has descrito el alam torturada y contradictoria de Hydeo. Hay fragmentos realmente brillantes como cuando describes a la joven y su escritura´(¡Magnifico!)

Un abrazo,

Pedro.

Klover dijo...

Como casi todos los que te comentan ...tampoco conozco Death Note (imagino que sera anime...) aun así le he sacado "vidilla" al cuento...me ha parecido uno de los mejores de los que llevo leidos esta semana.

Ah! revisa el texto que se te ha colao alguna faltilla ^^

Hasta otra! Besos!

La Pelirroja dijo...

¡Wow!

Una gran fan de Death Note te saluda, alegre de haber leido este cuento/fanfic...

¡Que bonito final para un Cuaderno de Muerte!

Y gracias por la dedicatoria, si va para los fans de DN, va para mi... jeje

Besitos.

Oski dijo...

Hace meses llego a mis manos un DVD de anime cuyo titulo rezaba "Death Note" lo dejé en la estantería y ahí ha seguido hasta hoy.

Día en que me ha picado la curiosidad y en el que voy a empezar a devorar la serie. (¿Creo que también hay una película no?)

El relato en sí me ha gustado mucho y aparte has abierto mis ojos asi que doble triunfo por tu parte jajaja.

Un abrazo

Arturo dijo...

He le�do el relato y me siento en la obligaci�n de decirte que no es muy bueno. Hydeo nunca da idea de quien dices que es. M�s que un Shinigami atormentado parece un ni�o que se ha dado cuenta que ha hecho algo malo. Adem�s est� contado como una f�bula y eso no dice mucho del relato, los personajes son planos, la idea primitiva pudo ser buena, pero no est� bien elaborada. El final es como de Disney, los di�logos tienes que curr�rtelos m�s, son muy b�sicos y lineales, te recomiendo la lectura de Raymond Carver.
Adem�s he detectado comentarios demasiado complacientes, de gente que te quiere y le gusta como escribes sin duda, pero que debe animarte a mejorar cada d�a m�s. No quedarse s�lo en decir que es sublime o genial, yo prefiero decir que no lo es pero espero que pueda llegar a serlo.

Polux dijo...

uno de los pocos animes que me gusta (no te dejes llevar por la foto) en vedad, no veo mucha televisión, pero dicen que me paresco a Kaworu.


vaya..


me gustó pasar por aquí, saludos!

Angelica_Black dijo...

Me gusto mucho tu relato ^0^
una pasada de verdad!!
Creo que es la entrada que más me ha gustado de tu blog, ha sido genial de verdad ^^
un besito

Edgar Quinet dijo...

Estoy con Arturo. No quiero decir que escribas mal, pero por dios! qué es eso de oh genial qué maravilla, eres la mejor, menuda diosa de la escritura. ¿Realmente esos comentarios te sirven para algo más que alimentar tu ego? El ego es el peor enemigo del escritor (bueno, el peor enemigo del escritor es no saber escribir y tener amigos demasiado complacientes). Conozco Bleach, he visto la serie, no conozco Death Note, pero vamos, el relato es el relato, y si bien está correctamente escrito, no termina de cuajar. Pero no me hagas mucho caso, yo no soy nadie.
Lo cierto es que tienes pinta de poder hacerlo mejor.

Asiria dijo...

Que maravilla de relato! Hallar el sentido de la vida en la propia muerte, incontables sentimientos, emociones, sueños que anhelan poder cumplirse, ser expresados, rescatados de las palabras no halladas por la ternura de la muerte vencida. Exquisito el trato que le das a las palabras y ellas conforman una bella narración.
Un abrazo

K dijo...

Qué cosa, un relato de Death Note. Suerte tuvo la protagonista de no toparse con Ryuk porque me da a mi que lo de escribir no le convencería demasiado xd

Tormenta dijo...

me gusta hydeo.... me pregunto cómo será... y si escribes una especie de continuación y asi salgo de dudas? ^^

me ha gustado este relato y la forma en que lo resuelves :)
muchos besos preciosa.
pd. no te preocupes, estoy bien, solo un poco cansada... con ganas de desaparecer un tiempo, pero no dudes que te tengo presente duendecilla. Gracias. :*

JESUS ARTURO dijo...

ESTA BUENA LA HISTORIA PERO EL FINAL NO ES DIGNO PARA SER SOBRE LA DEATH NOTE.
COMO DIJERON ANTES EL FINAL ES ESTILO DISNEY.
ESTA ESCRITO DE FORMA MUY BUENA.
ES LO QUE ALCANZO A RESCATAR DE ESTA HISTORIA.
DEATH NOTE ES LO MAXIMO. ME GUSTARIA SER COMO "L" (RYUGA O RYUZAKI) O AL MENOS COMO LIGTH YAGAMI.