domingo, noviembre 05, 2006

La puerta abierta (Prólogo)

Aquella puerta abierta era para él una invitación al cumplimiento de su deseo. Aquel deseo que se había convertido en una enfermedad y que le hizo ver el sentido más literal a la expresión “volverse loco por una mujer”.

Tras aquella losa de madera por fin veía, compartiendo espacio con él, la cura de aquel tormento, que recogía en aquel momento la cartera, que había olvidado sobre la mesita del recibidor y que se disponía a meter en el bolso…


Elena jamás lamentó tanto dejarse la puerta abierta. Gritando contra la mano dura de aquel desconocido que ni se molestó en esconderse tras un sucio pasamontañas, se preguntaba si era demasiado tarde para zafarse de aquella escalera al infierno. Sus pupilas dilatadas, a punto de caerse fuera de las órbitas, sólo encontraban la pared contra la cual estaba prisionera. Un muro amarillo, desde el cual el Puente de la Torre de Londres, transformado en pintura anónima, la miraba con compasión e impotencia. Un muro amarillo contra el cual un robusto cuerpo la estrechaba y le impedía ver lo que estaba ocurriendo.

En realidad, prefirió no verlo.

Pero prefirió más no sentirlo. Sus gritos se elevaban, agudos, luchando contra aquella mordaza de carne y hierro, mientras que en un relámpago de segundos oía la otra mano desabrochar una cremallera, alzarle la falda y desgarrarle la ropa interior con la violencia de aquel anhelo patológico.

Nunca debió haber dejado esa puerta abierta, se repetía en sincero arrepentimiento. Sin embargo, Elena no sabía que su atacante también se arrepentía de no cerrarla. En el momento que un puñetazo ajeno a ella le demostró que aún no era tarde.



Mun, the Frightened Doll

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.

12 recogieron sus pétalos:

Joan González dijo...

continuará...

salut joan

Darka Treake dijo...

Pero cómo nos dejas así??
Queremos saber la paliza que le dan a ese... desgraciado...

No nos lo vas a contar?

Munlight_Doll dijo...

Si quieres saber más, deberás leer la siguiente parte :P La pondré en breve, tranquilo.
Un beso y gracias por comentarme ;)
Mun Light Doll

Joan González dijo...

Hola Mun, ya lo tenia puesto "en las nubes" pero un bloquero me sugirió cambiarlo, y así lo hice, "pa que veas"

salut joan

Raquel dijo...

Hey Mun!
Cuánto me alegro de haberte encontrado :)
Muchos besos, guapa.

EGO dijo...

Me gustaría colarme por una puerta abierta esta noche... pero sólo para tomar un poco de chocolate caliente...
Te quiero.

de cenizas dijo...

bueno... a ver que pasa con la puerta al final... igual no haberla cerrado le permite conocer a su salvador....

Espero el primer capítulo...

Roadmaster dijo...

Muy desagradable, ya te conté lo que me pasó una vez en el metro.

timidota dijo...

Mum ya me contaras que paso con el de la puerta...

timidota dijo...

El ego debe ser muy agradable.... :D :D

Antonio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio dijo...

Bueno... pues desde ahora me pasaré mas seguido por tu casa.

Voy raudo a devorar el segundo episodio.

¿Como se editan aquí los mensajes?

(Tuve que borrar uno por faltas de ortografía)