domingo, julio 05, 2009

R.I.¿P?


Érase una vez un “te quiero”
que murió asfixiado.
Trepaba por la garganta
cuando Miedo le arrastró hacia el corazón.
Varias veces quiso huir
buscando una boca por donde respirar.


En su tumba se encontró con un “lo siento”
que también buscaba una boca por donde respirar.
Se arrastró por la garganta con un peso atado
que nunca le dejó trepar.
El peso decía llamarse Orgullo,
pero “te quiero” y “lo siento”
sabían
que
en realidad
era Miedo disfrazado.



Mun, the Silenced Doll

Fotografía: Silence, de Bráulio Amado

10 recogieron sus pétalos:

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Qué bonito, es un texto precioso.

TORO SALVAJE dijo...

Lo has clavado.
En realidad es Miedo.
Y para no reconocerlo se viste de Orgullo.
Pero es miedo.
Puto miedo.

Genial.

Besos.

Croc dijo...

No asfixiemos a los "te quiero" ni a los "lo siento". Démosles alas para que ningún Miedo, Orgullo o como se quiera disfrazar pueda atraparles.

Emotivo cada verso. Genial como siempre ;)

Un besazo, preciosa!

Carlos dijo...

Roza la perfección. No creo pueda expresarse mejor ese momento, que escapa a la medición del tiempo.

Un abrazo

El bardo dijo...

Me gusta mucho como te quedo, es un placer leerte mun, cuando btegas tiempo retomamos los retos.

Un beso sin miedo ;D, El Bardo.

Ayrim dijo...

que bonito texto...como se deslizan las palabras mostrando realmente lo que es...que verdad...Nena, tienes un don al teclado y al boli! :)

JilL_DeLarge dijo...

Cómo me ha gustado este texto.

Demasiado tiempo sin pasar por aquí.

tormenta dijo...

Cómo dicen por ahí puto miedo, me alegro que a ti por lo menos no te engañe cuando toma sus múltiples formas...

Precioso micro.

Un millon y pico de besos.

pd. cumpleaños, cumpleaños!! ^^ hay que hablar :)

Rain dijo...

Precioso! una rápida y certera descripción de los miedos más escondidos y peligrosos... me ha gustado mucho.

Naida dijo...

Mun, no sé cómo llegué aquí pero menos mal que aterricé porque me gustó mucho. Sobre todo este, me imaginé las palabras con manos que trataban de subir por las cuerdas vocales, tratando de salir y dejarse oir. Ese Miedo que mal le hace a los sinceros Te quieros y Lo sientos.
Voy a seguir pasando por aquí a visitar.
Saludos.