domingo, enero 25, 2009

Shhhhhh

No digas nada.

Por eso se hicieron los besos así. Las palabras no son compatibles con ellos.

No digas nada.

Tu pupila está dilatada. Puedo leer en ella, incluso en la penumbra.

Recuerda lo que nos contaron de pequeños sobre los deseos. Si los formulas en voz alta, no se cumplirán.

Por eso escuchamos los latidos. El corazón habla a ritmos.

No molestemos. No invitemos a la gente a nuestra intimidad.

No preguntes. No acordemos límites.

No digas nada. Deja que suceda.


Fotografía: Holding

Mun, the Silent Doll

5 recogieron sus pétalos:

Oski dijo...

Me suenan ambos brazos. No sé de qué la verdad. Quizás sea fruto de una observación minuciosa o quizás tan sólo una imaginación poderosa.

:-) Últimamente estaís consiguiendo que me aficione a la poesía.

Esta encierra más de lo que dice cada verso...

Quizás ahí esté el secreto de un buen poema, que cada cual interprete lo que desee.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Shhhhhhhhh
No os molesto y me voy sin hacer ruido.
Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Besos.

Arwen dijo...

Precioso Mun.. sencillo y hermoso a la vez.. qué bonito leer algo así.. dejar que el silencio cobre forma entre dos... Consigues mover muchos sentimientos cuando tus dedos se deslizan sobre la pluma.. en este caso teclados ;) Sigue deleitándonos a todos tus lectores mucho tiempo mas!

Un besazo reina. Te recuerdo con mucho cariño. Gracias por todo.

Tuya,
Arwen

Ailën dijo...

Es que los silencios en la intimidad no son silencios, son hilos! =)

Besitos, Mun

Loth dijo...

Precioso, sis, me alegro mucho por tí.