martes, mayo 20, 2008

Mujer renacentista


Cuando publique un libro
con mi nombre en portada
y me den un premio por ello
adquiriré el carné de la polivalencia.

Y seré una mujer renacentista.

Escritora
Actriz
Cantante
Compositora
Modelo
Diseñadora de moda
Tertuliana
Jurado de concursos televisivos
Presentadora
Locutora
y Columnista de El País

Mil cosas haré sin saber hacer nada,
aunque sí sabré cómo ser el centro de atención.

La fama es el título de toda profesión.


Mun, the Renaissance Doll

Fotografía: Fame, de Loganx78

8 recogieron sus pétalos:

TOROSALVAJE dijo...

Es cierto que cuando alguien se hace famoso se apunta a todo, da igual que lo haga bien o mal, lo importante es que salga en la tele y en los otros medios, y si tiene algún escándalo todavía mejor.

Pero Mun, el problema no son estos payasos de usar y tirar, ellos van a ganar el máximo de dinero porque saben que su carrera será efímera, el problema es la audiencia, si la gente pasara de ellos, si vieran que son unos inútiles no tendrían ninguna posibilidad.

Pero es que el nivel del país no da para mucho más, es el pan y circo de los romanos adaptado a hoy en día, ahora son concursos, crónicas rosas, humillaciones públicas, lo más barriobajero que uno se pueda imaginar, y eso es así porque la mayoría de la población lo ve, y lo habla al día siguiente en el trabajo, y se pone el politono en el móvil, y lo imita con los amigos, y va a opinar a un foro sobre el payaso en cuestión, y así.

A ver, yo no soy exquisito, ni vivo en Marte, pero joder, un poquito de cuidado si que tengo con lo que veo y lo que leo y lo que escucho. Pero no por snobismo sino por dignidad, porque si un día me veo aplaudiendo muerto de risa a estos retrasados famosos creo que me pego un tiro, porque ya no podría caer más bajo.

Ya lo dejo, me he quedado descansadito.

Espero que todo te/os vaya bien.

Besos.

Camille Stein dijo...

muchos hombres y mujeres renacentistas pululan hoy en día...

pluriempleados de lo cutre y lo ridículo ensalzados por una sociedad que premia la mediocridad

dinero fácil y fama, aunque sea por un solo día

el mejor remedio contra esta peste: la indiferencia

un beso

______________ dijo...

Jajajajaja Me encanta la ironía. Lo malo no es que existan, que listillos/as siempre habrá, si no que se les de tanta coba y que la gente luego realmente piense que son renacentistas.

No sé si tenías a alguna renacentista en especial en al cabeza...

Un abrazo,


Pedro.

Klover dijo...

Es triste pero están ahí...No creo poder añadir más a todo lo que se ha dicho...Lo cierto es que por mucho que nos pese es complicado erradicarlos...porque los aplaude un (demasiado) numeroso grupo...pero queda el consuelo de que no serán adorados por aquellos con una pizca de críterio.

Me uno a la curiosidad "Pedril"...¿te referías a alguien en concreto?^^ Creo que de momento nuestra sociedad no "ha parido" semejate egendro pluriempleado (y pagado)pero ella misma se supera cada día y desgraciadamente podría hacerlo...

Besotes "Muni" xD

Carlos dijo...

Cuanta verdad de esas que despojan y rasgan máscaras que parecían ya parte de la cotidianidad,hay en tu mujer renacentista.
Dicen que el ser humano reacciona en situaciones desesperadas y límites tirando de coraje y orgullo para salir de ellas.
Pues la farándula que se ha enquistado en nuestra sociedad de altares vacíos y falsos davincismos denigra ese enorme esfuerzo que cuesta sangre,sudor y lágrimas.
Basta con dormir en una isla,convivir en una casa,dar unas semanas de clase bailando y unas tertulias (perdón por el uso del término en estos casos) para que el nuevo producto de la fábrica en serie salga a la fama.
Es un país libre (para quien tenga dinero) y si ofrecen,si llaman,si dan,ell@s aceptan,acuden y reciben.
La culpa no es del producto,sino de quienes lo transforman en escritores,actores,cantantes....

Y cuando por los pasillos de institutos,universidades,incluso colegios comienzan a surgir preguntas como ¿y esto para qué? malo.
Porque un@ puede ser periodísta por ej. no en cuatro años,sino en cuatro horas de prime time.

Y tú a seguir siendo tú que eres genial!!
Un abrazo enorme!

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

mujer y renacentista???

Sick dijo...

El mundo está lleno de oportunistas sin escrúpulos. Aunque en el fondo quizás todos lo seamos un poco... la suerte hay que buscarla o aparece?

Muaks!

Tormenta dijo...

no hay que irse tan lejos, tv, revistas... yo conozco a algunas (y algunos) de ellos en directo. Ya sabes, esa gente que lo mismo te habla extensamente de la biografía del director de la primera película sonora que sienta cátedra hablando de la globalización. Por supuesto son guapos/as, atractivos, inteligentes, bohemios y su talento está totaaaaaalmente desaprovechado. hace unos meses una de esas personas admirables, me dijo textualmente que me consideraba digna de leer su obra, y que apreciaría mucho mi opinión aunque por supuesto no fuera una crítica literaria a tener en cuenta... Seleccionó entre todos sus guiones, novela y relatos, los mejores de estos últimos. Acepté, porque no hacerlo me habría hecho a mi tan miserable como ella. tengo en el armario un tocho inmenso de folios (o por lo menos a mi me lo parece)cogiendo polvo, en el tercer folio me dormí y no pienso perder un minuto más de mi tiempo. Dice que dos editoriales se han interesado por ellos…. Incluso le han planteado que los ilustre. De su mano yo solo he visto un triste bodegón que ha colgado en la entrada de su casa y parece comprado en un todo a cien... pero bueno. El día que -irremediablemente- me la encuentre por la calle y tenga que decirle la verdad por supuesto considerará mi crítica como una pequeña brizna de paja en la inmensidad de su indiscutible talento, y pensará que la envidio secretamente mientras se pone ciega a prozac y va a clase, de esa carrera que intenta sacarse desde hace 10 años..y que todos sabemos que nunca acabara, según nosotros por falta de esfuerzo, según ella, porque se le queda muy pequeña... vamos, igual que a Einstein la de matemáticas.
A la gente le cuesta aceptar su propia mediocridad, o mejor dicho intenta paliar otras carencias atribuyéndose méritos ante los demás que tan solo ellos son capaces de ver. Creo que uno es mucho más feliz cuando solo intenta demostrarse cosas a si mismo, y que no hay mejor ojo crítico que la sinceridad con nosotros mismos. Podemos ser grandes a la vez que mediocres, ahí está la grandeza del ser humano, la potencionalidad inmensa. Si todos fuéramos como la mujer que tú describes –refiriéndome a poseer realmente tal cantidad de talentos- este mundo sería un lugar mucho más desagradable de lo que ya es.
¿Se nota que hoy todavía no he hablado con nadie? ^^ Perdón por el tostón bonita