domingo, mayo 13, 2007

Custodia


Ni siquiera tuvo tiempo de despedirse. La arrancaron de su bucólico hogar sin previo aviso y sin explicaciones. Ni siquiera le dio tiempo a gritar o a reconocer a su raptor. Sólo cuando llegaron a palacio, y él sólo podía darle un motivo:
–Lo siento, pero no pude evitarlo. Eres tan bella…

Fue la misma razón que le dio a la madre de la chica, cuando por fin descubrió dónde tenía escondida a su preciada hija. Ella le respondió con una mirada que podría prender fuego a todo lo que rozara.
–¡¡Y BIEN PODRÍAS HABERME PEDIDO PERMISO!! ¿¿NO TE PARECE??
–Me habrías dicho que no. Así que tuve que hacerlo sin más. Además, conmigo ella será más feliz, eso ya lo sabes.
–¿¿¿QUÉ PUEDES OFRECERLE TÚ QUE NO PUEDA OFRECERLE YO???
–Ella sería la Reina de los Infiernos junto a mí. Todo mi mundo sería el de ella y tendría mucho más poder y estatus que contigo.
–¡A ella nunca le importó el poder! De hecho, ella era feliz conmigo en el campo, jugando con los animales, tejiendo garlandas de flores, paseando por las praderas…
–Yo a ella la veo mucho más feliz desde que la llevé a mi reino. Anoche cenó muy gustosa unos granos de granada y la noté radiante, como la reina que es y que tú nunca la has dejado ser.
–¡Ella es la reina de mi casa! ¡A mi lado es muy feliz! ¿Quién eres tú para decidir su felicidad?
–No hay nada más que hablar. Yo amo a tu hija y ella me ama a mí. Nos casaremos esta misma noche.
–¡Eso si yo no lo impido!
–¿Ah, sí? ¿Y qué piensas hacer?
–¿Has visto el eterno invierno al que he sometido a la Tierra todos estos meses mientras buscaba a mi niña? ¿Has visto cómo he hecho los cultivos infértiles y han perecido todas las plantas y los árboles? Pues hasta que no me la devuelvas, no pienso devolverle la vida a la naturaleza.
–Hermanita, no tenemos por qué ponernos así… ¿Qué te parece si vamos a Zeus y que nos haga de juez entre ambos?

Perséfone permanecía inmóvil en un rincón, escuchando toda la discusión sobre su custodia, como espectadora de una sala de cine. Se preguntaba si alguno de ellos habría notado su presencia. De hecho, percibieron su queda voz de piano como si viniera arrastrada desde mares de kilómetros:
–¿Y por qué no me preguntáis a mí?

Mun, la Duendecilla Cuentacuentos


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 License.

Fotografía: Persephone, de Ghost Alice

Dedicado a mi querida Roadmaster, enamorada de Perséfone y su leyenda

26 recogieron sus pétalos:

Croc dijo...

Me encanta ese punto de vista del relato. Lo cierto es que más de una vez leyendo historias mitológicas me he preguntado lo mismo, y es que los dioses siempre hacían lo que querían sin preguntar... y era peor todavía cuando algún mortal se cruzaba en su camino voluntaria o involuntariamente.

La historia tiene mensaje y el tema mitológico siempre es apasionante. Genial como siempre ;)

Un besito!

florsdefum* dijo...

Vaya, me ha gustado mucho. No había pasado por aquí nunca y me he llevado una grata sorpresa.

un besito!

http://florsdefum.spaces.live.com/

nuri dijo...

Por que a veces todos tienen que decidir lo que va a influir solamente en nuestra vida? Por que a veces no somos los dueños de nuestra existencia? Creo que es muy bueno ese enfoque con que haces nueva una historia tan conocida de la mitología. Quizas si somos nosotros quienes decidamos, seremos capaces de hacer florecer una primavera de felicidad a nuestro entorno....Besos!

popi dijo...

Hola! Creo que es la primera vez que te leo, así que bienvenida y un placer y esas cosas que se dicen y que casi nunca recuerdo. Me entretiene la mitología, y en tu historia especialmente la última frase te deja meditabundo, algo que siempre gusta por mis lares mentales. ¿Has leído "Diálogos" de Luciano de Samosata? Un crack el capullín.
Un beso.

K dijo...

Es lo que pasa por creer en los Dioses, se les deja decidir y no puede ser :K!

Buen punto de vista de la historia.

Besos!

Tormenta dijo...

hola princesa duendecilla!
una historia muy bonit; lo mejor, como no, la perpectiva de Perséfone... los demas a veces creen conocer nuestros sentimientos mejor que nosotros mismos, y nadie tiene ese este mundo, ni en otros, tiene ese poder.
un beso, me alegro que participes una semana más en cuentacuentos.

Roadmaster dijo...

Muchas gracias por dedicármelo! Sé que te arrastré sin preguntar, pero bien que te gusta compartir el infierno conmigo muajajaja
Ahora en serio, ayer estaba pensando que Perséfone debía estarse encontrando especialmente risueña, puesto que hacía un día ma-ra-vi-llo-so. Hoy vuelve a estar nublado, será que nuestra amiga echa de menos los males del inframundo xD
Collejas, pocas. Me ha gustado ver a los dioses hablando de forma tan cotidiana y la imagen de Perséfone desencajada farfullando algo apenas audible. Si acaso, eliminaría las alusiones directas a Démeter y Zeus, me han parecido un poco "os habéis dado cuenta de que era la historia de Perséfoneeee?" Al menos yo lo supé en la 2a frase ;)

TOROSALVAJE dijo...

Es un excelente relato.

Realmente bueno.

Gracias por tus palabras.

Un beso.

___________________ dijo...

Me ha encantado ese punto de vista de la leyenda de Perséfone. Siempre me gustó la mitología, así que me ha encantado tu particular puntod e vista ¡ Menuda reivindicación que nos plantas con una sola pregunta!

Un abrazo,

Pedro.

Miki dijo...

Hummmm, lo mío no es la mitología pero a pesar de ello, siempre es bueno aprender un poco de ella con el punto de vista de cada uno.
No conocía el mito de Perséfone, pero ya me he documentado jeje.

Un abrazo.

мαяια dijo...

He aquí otra enamorada de la Mitología. Nada más comenzar a leer ya me sonaba a que se trataba del Mito de Perséfone, pero... tengo una duda:
¿Por qué custodia? Hades no era su padre, sino que quería casarse con ella... eso es lo único que no me cuadra mucho, por lo demás me ha parecido una historia muy buena y todo lo que tenga que ver con la Mitología... bienvenido sea! ;)
Un besote!

Nirth dijo...

Te he servido de inspiración, ¿eh?

Roc dijo...

Eso ¿Y por qué no le preguntaron a ella? Porque de diosa de la naturaleza a reina de los muertos va un mundo.
Además, como reina de los infiernos, parece ser que era implacable y no tenía clemencia por nadie.
Un buenísimo relato
Besitosssss.

Marisela dijo...

Creo que a esos granos de granada que comió debemos las estaciones.
Me parece un trabajo excelente el que has hecho con esta frase.
Besos y saluditos

Chica perro dijo...

Estimada Mun:
Khatarsis, blog de crítica bloggera, ha realizado una crítica sobre tu blog. Estaremos encantados de que la leas y la comentes. Te esperamos.

sharon dijo...

Ohhhhh! el mito de Perséfone!.
Cuando era una niña mi padre me transmitió su pasión por la mitología y este era sin duda mi preferido!!
Me ha encantado el final, yo siempre me pregunté lo mismo ¿Y por qué no le preguntan a ella?...
Una historia genial!
un beso

Noemi-san dijo...

Creo que es la primera vez que paso por aquí y sinceramente me ha gustado como has narrado la historia, el ritmo, todo...
Bienvenida y seguiremos leyéndote

Oski dijo...

Un buen relato mitológico aunque sinceramente en esos temas estoy pez del todo. Quizás sea un buen momento para iniciarse.

Un abrazo

Aracne dijo...

Malditos Dioses.
Su ego supera todas las espectativas, ellos deciden y son los amos de todo cuanto quieren poseer.
Se creen superiores a cualquier mortal, sólo por sentir el placer del poder...

¡Yo podría hacerlo mejor que ellos con los ojos vendados!

Mordiscos, Mun =)

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Los dioses son todos unos hipócritas y unos dictadores, habría que hacer una revolución que los borrara de la faz de la tierra.
Un saludo.

Viriz dijo...

algunas veces en la vida tenemos la tendencia, queriendo y no, de elegi y tomar deciciones por los demas, y eso a la larga trae muchos problemas.

algunas vez quisieeron decidir por mi, y no hubio catastrofe mas grande qe cuando yo dije basta, ka eleccion es mia.

preguntar, es una de esas claves que te da la vida.

besos. Me encanto.

Scry dijo...

Nunca me había planteado cómo se tendría que sentir perséfone. Siempre había oído la leyenda y como no se menciona lo que ella quería pues yo no me lo preguntaba.
Buen tema, con lo que me gusta la mitología...
besos de mora!

Maya Takameru dijo...

Me ha gustado mucho, tanto el enfoque mitológico como el mensaje de la historia. Y es que es verdad, todos quieren opinar y nunca preguntan al que está realmente involucrado... Muy bueno. Volveré por aquí ^^

Cuervo dijo...

nunca pensé en el ratpo de la primavera desde esa perspectiva... me ha gustado... unque no creo que hades fuera tan pasional

c.o.v. dijo...

A mí lo que me ha hecho mucha gracia es la crítica que te han hecho.

El ramo de los blogs-criticablogs ya no es lo que era.

Saludos.

Asiria dijo...

Es la mitología junto con la época en que moraron los dioses mi pasión. De ahí mi nombre de la ciudad maldita. Seguiré tu consejo sobre la puntuación, que lo agradezco por supuesto! :) Y tras leer tu historia me quedo sobre todo con tu narración, como consigues que se adapte de la actualidad sin perder un ápice de su leyenda. Muy bien redactada y con un final genial. Hubieran hecho mal en no fijarse en la reina de los infiernos. Menos mal que nos concedieron la tregua primaveral antes de sumergirnos de nuevo en las tinieblas.
Enhorabuena y gracias por rescatar del tiempo leyendas tan geniales.
Un abrazo